Argentina, Uruguay y un empate que les sirve a los dos

Argentina, Uruguay y un empate que les sirve a los dos

- in deportes
59
0
URUGUAY ARGENTINA eliminatorias foto MARCELO CARROLL

Aunque la Selección sigue en repechaje, el 0-0 terminó siendo un buen negocio tras la derrota de Chile y el empate de Colombia y Venezuela.

Diario Clarín

Si querían un empate ahí lo tienen. Pero aunque Argentina durmió la pelota en los últimos minutos no es justo cargarle la responsabilidad. El equipo de Jorge Sampaoli hizo mucho más para ganar que el de Oscar Tabárez. En principio, fue el que más lo buscó, tal vez el único. Y aunque no completó una gran actuación, la distancia con la victoria quedó en las manos de Muslera, el arquero uruguayo que nació en la Argentina. Las que fueron a su arco las sacó, sobre todo un tiro libre de Messi en el inicio del segundo tiempo.

Desde el inicio quedaron claras las ideas de cada uno. Uruguay sacó del medio y Godín metió un pelotazo largo, a cargar. El mediocampo es para pelear, así lo entienden ellos. Argentina dibujó su pizarrón: 3-4-2-1. Messi abandonó enseguida su lugar de referencia, falso wing derecho, para hacerse eje del juego, como siempre. Y como siempre, no le sobraron socios. Un tema a resolver, porque Dybala sólo le aportó una pared, sobre el cierre del primer tiempo, que dejó a Leo de cara al arco y obligó a Muslera a avisar que sería la figura de la noche. Antes y después, el zurdo de la Juventus estuvo perdido. Messi lo salteaba y buscaba a Di María, que fue la fórmula elegida para tratar de desequilibrar a una defensa uruguaya que en realidad es todo el equipo. Y Angelito no fue el Diablito que se necesitaba para el asalto; casi nunca pudo desbordar a Cáceres y casi siempre (otra vez) eligió mal la última jugada. Sampaoli se achicó solo la horizontalidad de la cancha al elegir a Acuña en un experimento que fracasó. El ex Racing, con perfil cambiado, estuvo incómodo e inseguro hasta su cambio lógico por Acosta. Con el ingreso del puntero de Lanús despertó algo Icardi, se empezó a mover y a salir del encierro que padecía entre Giménez y Godín. De todas formas, el segundo estreno de Icardi dejó muy poco para el elogio.

Mirá también

Sampaoli: “Necesitábamos ganar porque seguimos afuera de la clasificación directa”

En el balance, el partido decepcionó. Se podría decir que fue una pequeña batalla táctica, en la que por el resultado habría que decir que la ganó Uruguay: supuestamente anuló a Messi y compañía. Argentina, que se quedó a medio camino entre su planteo audaz y la incapacidad o poca fortuna para llevarlo a la red, dejó un borrador de lo que puede ser en el futuro. Y ese boceto es interesante. aunque exige retoques, afinar el lápiz.

Mirá también

Argentina-Uruguay: otro final con “pacto de no agresión”

Obviamente la idea de Tabárez es más sencilla de desplegar que la de Sampaoli. Pero merece decirse que la Selección mostró personalidad para atacar durante casi todo el partido y voluntad para tratar de escapar de la telaraña celeste, algo para nada sencillo. Uruguay esperó siempre, se cerró como suele y sabe hacerlo, y mostró sus uñas, filosas, cuando lo consideró necesario. Hasta sus excelentes delanteros, Suárez y Cavani, participan de ese entramado complejo de un equipo guerrero y difícil de domar. Es un rival duro, a veces impenetrable, con oficio. No dan ganas de enfrentarlo, a decir verdad.

Mirá también

Luis Suárez lo blanqueó: “El punto era beneficioso”

La Selección no pudo torcerle el brazo. Pero hay atenuantes: falta de trabajo, sistema nuevo, algunas pruebas que quizás no se repitan… Le faltó suerte en alguna jugada, en las que brilló Muslera, pero también le faltaron una vez más socios para que todo lo que hace Messi cuando no convierte él mismo sirva para ganar. Todo sigue dependiendo del capitán, que jugó lo que pudo, y fue bastante. En el Centenario no le faltaron socios potenciales, le faltaron socios reales: ninguno estuvo a la altura como para generar algo por sí mismo. Hay que trabajar en ese aspecto: sumar jugadores de ataque no alcanzó, Messi los tuvo cerca en lo geográfico pero no tanto en lo conceptual.

Por eso y por Muslera no se fue de Montevideo con una sonrisa más grande.

Facebook Comments

You may also like

Turan se conmovió por el video de Santi, el hincha de Racing que deslumbra en el Cilindro

El miércoles, Racing igualó ante Corinthians y se metió