El camino de Girala Yampey

El camino de Girala Yampey

- in Artículos
106
0

Con Ramòn Orlando Mendoza, le decìamos “el maestro” con respeto, reverencia y un gran cariño. Girala enseñaba en cada charla. No solo con sus libros o reportajes que le hacìan. Y por eso ìbamos a su encuentro, indefectiblemente, cada que alguno de nosotros estaba en Corrientes.
Generalmente, cuando leo despedidas a alguien que ha trascendido, me encuentro con panegìricos, que obviamente no estàn mal, pero dejan de lado la parte humana, la sangre y los sentimientos que hacen que cualquiera llegue a ser lo que fue.
Personalmente, y es solo una cuestiòn de gustos, no de crìtica, rescato al hombre afable, càlido, conocedor y amante de toda la cosmovisiòn guaranìtica. Didàctico en extremo, cosa no habitual en aquellos pocos que alcanzan como èl, a poseer toda la sabidurìa. La petulancia, el alarde o no transmitir lo que sabìa no era su costumbre. Habìa una necesidad extrema de contar lo que sabìa, pues consideraba que lo guaranìtico no debìa perderse en su interior y ser desaprovechado. De Mendoza, consideraba que era un buceador incansable necesario para la cultura correntina y a mì, siempre me decìa, “el valor suyo Moreyra reside ademàs de sus obras, en decir en pocas, y buenas palabras lo que a otros llevarìa pàginas enteras. Ustedes deben seguir esa senda, ese camino y no claudicar nunca.”
Tengo guardadas en la memoria y en mi grabador gran parte de su vida, su infancia, su exilio. Breves perìodos de su tiempo. Atesoro hoy màs que nunca sus libros dedicados todos, fotos como la que expongo.El libro de Kurt Unkel que gentilmente me entregò para que no se pierda y no se deje de contar lo guaranì. Mi libro, “Acordate del fuego”, es un inicio de ello.
El almuerzo de cada fìn de mes va a tener un “dinosaurio” menos, se van a extrañar sin dudas las discusiones con Darwy Berti, la intermediaciòn siempre serena de Marcelo Fernàndez, la irrupciòn agitando novedades de Fernando Abelenda para desatar debates interminables. Mi expectaciòn y asombro ante todo lo que se puede volcar inteligentemente en un encuentro con todos ellos va disminuyendo por una razòn obvia, y es algo que lo saben. Lo saben tambièn, los escritores y todos aquellos que alcanzan a dimensionar la importancia de estos hombres en una esquina tradicional de la capital correntina. Estamos parados con Ramòn en su mismo camino “Maestro” y si logramos dejar un mìnimo de todo lo mucho que Ud ha entregado, seremos dignos de haberle quitado momentos de su atenciòn y delicada consideraciòn. Un gusto haberlo conocido, y una gran tristeza. Hasta siempre.

Facebook Comments

You may also like

Vazquecito

Prof. José A. Moreyra para Actualidad Esquina La