Las pibas en Esquina, nos enseñaron a todas

Las pibas en Esquina, nos enseñaron a todas

- in Artículos
27
0

Texto: Mariana Soto//  Fotografías: Tomás Rivero

 Bajá la App de Actualidad Esquina de Play Store

Muchas veces, en el sopor de la siesta esquinense, nos quejamos de que en nuestra ciudad no hay nada para hacer o que siempre estamos atrasados respecto a las grandes urbes: esos lugares lejanos donde parecería que pasa de todo y las grandes marcas tienen los outlets más completos y llenos de marcas. Nos vemos lejos.

Pero hoy – y hace bastantes días – la ciudad se despertó con un calor nuevo. ¿O debería decir un color? Desde temprano en la Escuela Normal se comenzó a levantar el avispero. Banderas, cintitas, temperas y brillantina fueron las protagonistas de la jornada. Alrededor del mediodía ya se corrían rumores y se tenían certezas. Algunes no podrían asistir: no tenían permiso.

Desde Rosario, lejos de  toda esta movida, me vi invitada al grupo de Whatsapp durante la siesta. Y ahí aparecieron todas. Risueñas, ocurrentes, aguerridas. Para esa hora y hasta ahora, (son casi las 23)  el grupo ruge de corazoncitos verdes, puñitos cerrados, mensajes de apoyo y – muchas veces – de contención.  Los memes son una constante y las capturas de usuarios “próvida” de diferentes redes son objeto de risas, debate y explicación.  Marisa es la “grande” del grupo y con actitud maternal guía, explica y comparte data importante que las “cachorras” maman, aprenden.

Y es que en Esquina las pibas se organizaron. Alrededor de las cinco de la tarde, momento donde los mates se activan y las panaderías tienen su hora pico, un puñado de chicas de entre 14 y 20 años se juntaron en la Plaza 9 de Julio para gritar que ellas también entienden que las mujeres tenemos derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, que el aborto es una cuestión de Salud Pública, que no quieren que se muera más ni una piba por abortar en la clandestinidad: que ellas, desde nuestra ciudad también quieren ser parte de la historia.

No fue nada fácil. Para muches el apoyo tuvo que ser desde la virtualidad porque sus padres no les permitieron asistir a la “marcha verde”. Otres, mas audaces, decidieron ir de todas formas. Alrededor de las 22h en el grupo ya se leían las consecuencias y represalias de padres, hermanos o novios “próvida”. Pensaba lo difícil que fue para mí ser diferente en una sociedad como la de nuestra querida Esquina, y que muchas  veces opté por camuflarme. Pero  las pibas son diferentes: están juntas, se tienen, y ya no le tienen miedo a nada.

O mejor dicho, me retracto. El miedo existe. Sale a jugar en forma de “cuídate”  “avísame cuando llegás” o ese suspiro tranquilo cuando tu amiga te dice “ya estoy en casa”. El miedo es ese microsegundo donde pensás: “mejor me callo, no voy a pelear otra vez por lo mismo”. Por suerte dura un segundo. Por suerte nos acordamos que esta lucha ya no la para nadie. Por suerte sabemos que no estamos solas, que esta caja de Pandora ya se abrió, y que en el fondo está La Ley. Vamos por ella. Por suerte existen las pibas, las mas chiquitas. Las que hoy nos marcaron el camino a todas las esquinenses. Ojala no tardemos en darnos  cuenta que ellas son el futuro y están pidiendo algo que necesitan, que quieren y que ya es suyo. #SeráLey.

Facebook Comments

You may also like

¡La basura que tiras volverá a ti!

En el video se pueden ver olas de